www.noticiassanjose.com

DIARIO DE SAN JOSÉ

Conozca dónde estuvo la primera Ermita de San José de la Boca del Monte

Carmen Edgell
28 octubre, 2020
0

Quizás más de una vez usted ha pasado frente a donde se ubicó la primera ermita de San José, en el terreno que actualmente ocupa la tienda Scaglietti, en calle 2, avenidas 0 y 1. Este sitio fue de vital importancia porque es entorno a esta ermita que se conformó nuestra capital josefina. La ermita, fue bendecida y dedicada al Patriarca Señor San José en 1738.

En avenidas 0 y 1, calle 2, donde ahora está la Tienda Scaglietti, se ubicó la primera ermita de San José
Placa ubicada en avenidas 0 y 1, calle 2, al costado de la Tienda Scaglietti

Poco se sabe de esa primera ermita, ya que en aquel momento no existían fotografías que permitieran guardar en la memoria el lugar. Además, existe poca documentación porque era un lugar deshabitado que se comenzó a poblar fundamentalmente por razones religiosas.

Por la lejanía de los poblados de Aserrí, Curridabat, Barva, Pacaca (hoy Ciudad Colón), de la entonces capital colonial de Costa Rica, Cartago y, además, por lo intransitable de los caminos, los pobladores “blancos”, primordialmente españoles, debían acudir a misa a los poblados de “indios o pardos” más cercanos, sin embargo, las autoridades religiosas emitieron el decreto para que se creara la ermita de “San José de la Boca del Monte”. Se escogió dicha planicie debido a que esta era ruta de paso, descanso y comercio.

En repetidas ocasiones, tanto las autoridades civiles, como las eclesiásticas, habían amonestado con la pena de 100 pesos a aquellas personas que no querían poblar el sitio, lo cual era bastante dinero en aquel momento y, además, se les amenazaba con la quema de sus ranchos o bujíos.

Una de las principales razones por las cuales no se deseaba poblar el sitio, era el abastecimiento del agua. A pesar de que la Boca del Monte se ubicó entre el Río Torres y el Río María Aguilar, ya que se asentaron en el lugar núcleos o poblados españoles desde el siglo XVI, y de estas nacientes y de la quebrada Araya, trataron de resolver sus problemas de recolección de agua, esta carencia era entendible que generara que las personas no se establecieran en el sitio. El problema quedó resuelto en el año 1750, cuando el presbítero Juan de Pomar y Burgos logró, con la ayuda de los vecinos, la construcción de una acequia para el preciado líquido.

Mosaico ubicado en avenidas 0 y 1, calle 2, en la acera de la Tienda Scaglietti

La aparición del Patriarca San José

Según cuenta la historia, en diciembre de 1856, durante la Campaña Nacional, se dio lo que se conoce como la toma de los vapores. Ese hecho consistió en que, a la sombra de la noche y bajo una tempestad que amenazaba hundir a los soldados costarricenses, ellos lograron llegar a su destino sin ser vistos. Al amanecer del 23 de diciembre, mediante un ataque sorpresa y sin pérdidas que lamentar, los soldados nacionales obtuvieron en su poder los cuatro vapores filibusteros enemigos: Wheeler, Machuca, Morgan y Bulwar.

La leyenda recuerda que, los guías de dicha misión, los generales Máximo Blanco, el capitán Spencer y Francisco Alvarado, cuando viajaban del río San Juan, se les acercó un viejecito que arribó a las naves de los costarricenses, habló con ellos y les dio información precisa para ayudarles durante la Campaña Nacional.

Después de ese encuentro, nadie volvió a saber del señor, hasta que apareció vistiendo como soldado con un sombrero de paja y colaboró en varios ataques en defensa de los costarricenses. Posterior a esos eventos, el viejecito desapareció. Todos creyeron que había fallecido víctima de la guerra o de la enfermedad del cólera.

Luego de un largo recorrido, las tropas victoriosas llegaron a la ermita en San José a dar las gracias, e inmediatamente, reconocieron en una imagen de la iglesia a aquel viejito que les había ayudado durante la guerra y que estuvo con ellos todo el tiempo. Era el Patriarca San José.

Grabado de San José, 1870

Historiadora, Valeria Ramírez, Departamento de Cultura

Periodista, Carmen Edgell, Comunicación Institucional

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño por:
Menú