www.noticiassanjose.com

DIARIO DE SAN JOSÉ

125 años del Monumento Nacional que honra la defensa y la soberanía costarricense

Carmen Edgell
25 noviembre, 2020
0

Según lo mencionamos en la edición anterior de Chepeando, los gobiernos liberales, principalmente después del mandato del expresidente Tomás Guardia, buscaron crear que los lugares aledaños a la Estación del Atlántico fueran hermosos, para dar una buena imagen del país a los extranjeros que nos visitaban.

Por esa razón se realizó la Plaza de la Estación, estilo art nouveau; llamado actualmente Parque Nacional, lugar en el que se develó el Monumento Nacional. Dicho monumento es considerado el más relevante del país, dado que representa la defensa y soberanía nacional al darse el triunfo de las naciones centroamericanas contra los filibusteros, bajo el mando de William Walker.

Plaza de la Estación / Parque Nacional, 1922
Plaza de la Estación / Parque Nacional, 2020

Para los costarricenses, este hecho histórico liderado por Juan Rafael Mora Porras, se conoce como: “Campaña Nacional” y se considera un evento relevante para la construcción de la identidad nacional costarricense.

La develación del Monumento Nacional se dio el 15 de setiembre de 1895, durante el gobierno de Rafael Iglesias, con el motivo de demostrar a delegados centroamericanos el poderío, las hazañas militares y el potencial militar.

Inauguración del Monumento Nacional, 15 de setiembre de 1895

Además, se dice que en la época,  el entonces presidente estaba envuelto en una polémica porque, supuestamente, había llegado a la presidencia gracias a elecciones fraudulentas y,  para intentar “limpiar” su nombre y demostrar su poder liberal, expuso el monumento en ese periodo.

El Monumento Nacional es una obra del escultor francés Louis-Robert Carrier Bellouse, realizada en 1891. Fue fundida en bronce sobre un pedestal, en el que se observan dos figuras masculinas y cinco femeninas portando armas, que representan los cinco países centroamericanos.

Por su parte, de las figuras femeninas, la que se levanta en el centro del conjunto con un gorro frigio o capucha, simboliza la libertad, y, enarbola el pabellón nacional, representando a Costa Rica, que sostiene a otra figura que representa a Nicaragua con su espada rota, mientras indica el camino a las otras repúblicas, Guatemala, con el hacha, El Salvador, con la espada y Honduras con el arco y flechas.

Por otra parte, la imagen masculina caída, representa a los soldados muertos en la contienda y la otra figura de hombre representa a los filibusteros o a su líder, William Walker, huyendo.

El monumento se halla sobre un pedestal con cuatro bajorrelieves que representan las principales batallas de la Campaña:

  • La batalla de Santa Rosa (20 de marzo de 1856).
  • La batalla de Rivas (11 de abril de 1856), con el episodio del incendio del mesón por Juan Santamaría.
  • La toma del río San Juan (23 de diciembre de 1856).
  • Los líderes de la Campaña Nacional, encabezados por Juan Rafael Mora.

El escultor produjo varios modelos a escala, que fueron entregados a los cinco presidentes centroamericanos del momento, así como a otras personalidades de la época. En el Museo Nacional de Costa Rica se exhibe una réplica del modelo que le fue entregado al Marqués de Peralta, diplomático costarricense de la época.

Historiadora, Valeria Ramírez Roldán, Departamento de Cultura

Periodista, Carmen Edgell Matus, Comunicación Institucional

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño por:
Menú